Cases and Evidence
The Case Studies Case Stories Map

Centros - Modelo para Educación Preescolar Integral de Calidad

Organization(s)

Ministerio Nacional de Educación y Formación Profesional (MENFP), Oficina General de Educación Preescolar (BUGEP), en conocimiento del Ministro de Cooperación Externa, en tanto Punto Focal en Haití.

Country (ies) and institutions

1. Embajada de Chile en Haití, Ministerio de Relaciones Exteriores.Diagram to describe how institutions were related to each other. (If available)http://www.southsouthcases.info//ttssc/web/uploads/diagrams/

Overview

Avanzar en currículum educativo de calidad, para incluir la educación inicial en la oferta pública, con atención preescolar integral, enáreas de; alimentación, salud y nutrición, trabajo con familias y la comunidad, a través de la capacitación permanente a monitoras quetrabajan con los niños/as. Se espera haber contribuido al diseño e implementación, de una política pública de educación pre-escolara partir de un Modelo de Atención Integral, implementado en Centros Pilotos, en Aquin, Haití.

Background and set-up

La participación latinoamericana en la misión de paz ONU en Haití (MINUSTAH), que Chile apoyó desde 2004, ha generado un vínculoy compromiso más sólido con el País Menos Adelantado de la región. Son más de 500 los efectivos chilenos permanentes, que rotancada 6 meses, para apoyar al Gobierno de Haití, renovando el Parlamento el año 2011, el mandato por dos años más en laMINUSTAH. El Gobierno haitiano, en el año 2006, solicita al Gobierno de Chile, apoyo para el fortalecimiento de sus políticas públicas,definiendo, el ámbito en educación inicial, como una de las prioridades sectoriales, por la experiencia exitosa de programas públicosen infancia: “Chile crece contigo”. Para ello, se realizó en 2006, una misión de alto nivel de autoridades chilenas a Haití, paraidentificar y consensuar recursos, plazos, componentes a transferir para el desarrollo de competencias institucionales, de acuerdo a losolicitado inicialmente por el Gobierno de Haití y su Ministerio de Educación (MENFP). Posteriormente, en el año 2007, se enviarondos misiones interinstitucionales de técnicos chilenos, afinando proyecto conjunto, realizándose, una misión de autoridades haitianas,para conocer la experiencia chilena, y afinar el acuerdo a suscribir con AGCI. En el año 2008, tres educadoras chilenas, se instalan,de manera permanente en la localidad de Aquin, en el Sur de Haití, para acompañar, y asegurar transferencia técnica con equipo deeducación haitiano. Permanecen a lo menos un año, y es renovado por profesionales en 2009, 2010, y 2011, manteniendoeducadoras chilenas. A contar de enero de 2009, se han incorporado además, 3 profesionales voluntarios, para cada Centro, comocomplemento que refuerza la labor con las familias y comunidad, con un año de permanencia local, más el apoyo de coordinadora enPort-au-Prince. AGCI no cuenta con oficinas para implementar la Cooperación Sur-Sur en Haití, canalizando recursos financieros a laEmbajada chilena, destinado al pago per-diem técnicos chilenos, habilitación y operación en terreno. Por ello, contempla, contratosde apoyo de técnicos locales; contador y profesional en terreno, que facilitan la coordinación técnica bilateral, y logísticas querequiere el proyecto. El componente de Cooperación Sur-Sur, como parte de la política exterior chilena, se gestiona a través de laEmbajada de Chile en Haití, mantiene la interlocución permanente frente a las autoridades haitianas, para el seguimiento,coordinación, y apoyo logístico del equipo chileno en terreno. Facilita asimismo, la entrega de recursos financieros asignados a AGCI,destinados al proyecto, preparando la agenda de misiones políticas y técnicas, realizando la facilitación del diálogo bilateral y conorganismos multilaterales vinculados Los principales desafíos, es renovación formal de los compromisos de las entidades técnicas, yresolver aspectos logísticos; como apoyo directo en terreno y disponer vehículo para desplazamientos requeridos. Destacan laflexibilidad, calidad y apropiación del modelo educativo referencial. El liderazgo haitiano reconoce como factor de éxito, la estrategiadel acompañamiento técnico permanente de Chile desde 2008 a la fecha, y combinación otras modalidades, como profesionalesvoluntarios y asesoría del Proyecto Desarrollo Rural, que ejecuta Chile como parte del Programa de Cooperación Sur-Sur.

The partnership

El Ministerio de Educación, a través de BUGEP, definió el territorio donde se localiza la experiencia piloto con Chile, aportando lasgestiones para la cesión de inmueble en Aquin, y coordinando la construcción e instalación anexa de salas preescolares, en laescuela primaria existente en Vieux Bourg (distante 16 kilómetros), para el funcionamiento de los centros previstos. Con apoyo deefectivos brasileños y maquinaria pesada de la MINUSTAH, tras gestiones de la Embajada de Chile, se arregla la superficie del primercentro (2008), y se drena el terreno de la escuela donde se localiza el segundo (2009), con lo que se posibilitan los trabajosposteriores, de reparación y habilitación de ambos centros pilotos. La Oficina Preescolar (BUGEP) como contraparte técnica, tiene elliderazgo del proyecto entre Chile y Haití, siendo su misión; promover la pequeña infancia en todos sus aspectos, representando alMinisterio de Educación (MENFP), y gestionando las relaciones con las instituciones nacionales (Salud y otros), e internacionales;(UNICEF, UNESCO, BID, PMA, Banco Mundial, etc.), que intervienen con el tema de la pequeña infancia. Le corresponde definir; laspolíticas de la educación preescolar, las políticas de formación de los agentes que trabajan en temas preescolares, establecer mediosy procedimientos para concesión de licencias de funcionamiento, coordinando, a través del país, las actividades relacionadas delsistema educativo a nivel preescolar. La efectividad del liderazgo se concreta por la generación de confianzas y estabilidad en eldialogo técnico con la Directora de BUGEP. La Directora de BUGEP, ejerce la dirección del proyecto, desde su oficina central(seriamente afectada por terremoto de enero 2010), ubicada en Puerto Príncipe, delegando seguimiento territorial a supervisora delDepartamento del Sur. Participa en el seguimiento junto con las misiones técnicas de monitoreo, y en reuniones y contacto regularcon equipo técnico chileno-haitiano en Aquin, solicitando apoyo para la elaboración de informes de avance técnico y financiero al BID.Mantiene nexos regulares con la comunidad local donde se implementa el proyecto (Alcalde, Hospital, autoridades, iglesia, etc.), yparticipa en la Comisión Presidencial de Infancia, en el Grupo de Educación Inicial, instancia de coordinación intersectorial a nivelnacional, con actores multilaterales y privados. Comunidad local y organizaciones como la Cruz Roja y ONG’s, son parte de accionesde extensión que apoyan los Centros, junto a los padres y apoderados de los 184 niños y niñas que se atienden. El BID, para elproyecto demostrativo de una política preescolar de calidad, contempla una evaluación final, para extender apoyo financiero, y hadesarrollado misiones de seguimiento de la iniciativa. A través de la Comisión Presidencial, se ha relevado la experiencia piloto comoaporte técnico y financiero de Chile. UNESCO y UNICEF han financiado actividades de extensión y capacitación comunitaria en losCentros en 2009 y 2010. Aportes del BID, financian personal local en Centros, y asistencia técnica chilena provee experiencia,orientando la reflexión del modelo, aportando apoyo permanente en Centros, bajo la supervisión nivel central y de las Directorasnombradas en los Centros por la BUGEP. En el caso del BID, Chile apoya resultados obtenidos localmente, sobre los avances en lapoblación piloto y grupo control, entregados y manejados por el Gobierno de Haití, (BUGEP y MENFP). Se informa aporte chilenodirecto al proyecto, que asciende a US$890.000.- entre 2008-2010, a Comisión Presidencial de Infancia. Los resultados deben seranalizados conjuntamente durante 2011, y autoridades chilenas se reunirán en mayo 2011, para definir con Gobierno de Haití,BUGEP y socios multilaterales, modalidades y aseguramiento de calidad requerido para el traspaso institucional de la experienciareferencial, revisando cómo será la continuidad del aporte técnico del Gobierno de Chile

Lessons learned

La calidad de la educación preescolar, así como la ampliación de su cobertura pública constituye una urgencia de primer orden parael Estado haitiano, en el marco de la política de desarrollo “Educación Para Todos”, y por ello es de gran relevancia el aporte y losaprendizajes que genera el proyecto como modelo que se puede escalar a un número mayor de escuelas, y como insumo a lareflexión del Grupo de Trabajo sobre la Educación y Formación (GTEF), donde participan actores estratégicos que trabajan el temade infancia, públicos y privados. Permitió en la práctica, instalar una experiencia demostrativa de calidad, para una política públicapreescolar integral, y los dos centros constituyen prueba de un trabajo conjunto significativo. Los desafíos de la etapa de continuidaden el año 2011-2012 son; Consolidar los Centros de la Pequeña Infancia (CPE), como Jardines de Referencia, y Fortalecer la políticapública en educación inicial del Ministerio de Educación de Haití. Consecuentemente, a fines de 2011 se inicia reflexión de lacooperación chilena en terreno, para apoyar la asesoría institucional a BUGEP, en lo que es capacidad de réplica del modeloeducativo de mejoramiento de la calidad, para impactar en las escuelas públicas del país, irradiando buenas prácticas en el manejopreescolar, posibles de compartir con otras experiencias privadas en curso. A pesar de la modificación del cronograma inicial, delprimer y segundo Centro, AGCI también considera relevante y exitosa la experiencia de esta Cooperación Sur-Sur, por permitir logrosmás sustantivos que acciones aisladas. Por parte del receptor, Chile ha recibido formalmente solicitud de continuidad, por la positivaevaluación del Gobierno de Haití (carta Ministerio de Educación, a fines de 2010). Por otro lado, el BID ha comprometido sucontinuidad para el financiamiento de la experiencia con el Gobierno de Haití, a partir de los centros funcionando regularmente,constituyendo una referencia educativa alternativa, para menores entre 2 y 5 años. El trabajo en permanencia, manejando los códigosde pertinencia y lengua local, generó una dinámica positiva de los equipos de trabajo que conforman los centros pilotos, conformandoun solo equipo, y un trabajo idóneo con los monitores, como agentes multiplicadores del modelo, reforzando la confianza en el propioliderazgo, capacidad de planificar y llevar adelante su proyecto educativo, lo que se refleja en la superación de rezagos de losinvolucrados, y la mejora de todos los indicadores pedagógicos y biopsicosociales con que fueron evaluados los menores al inicio dela experiencia. Además se incorpora la capacitación, en manejo de huertos orgánicos en los centros, como alternativa para laseguridad alimentaria de la familia. El carácter experimental del Proyecto, el acompañamiento y supervisión técnica, han privilegiadoconocimientos y experiencia adquiridas por educadoras chilenas en terreno, facilitando la reflexión permanente, generación deinsumos y materiales curriculares y pedagógicos, de modo de fortalecer el desarrollo de la experiencia en tres áreas centrales quedeterminan la calidad del modelo educativo para los/as niños/as: a) protección y cuidado, b) gestión educativa y c) participación de lafamilia y la comunidad, más experiencia con voluntarios (área social, de salud y agroecológica). El reforzamiento del equipo BUGEP,a través del trabajo conjunto, permitió avanzar en los requerimientos que deben tener las profesionales haitianos en educaciónpreescolar de calidad, aumentando los niveles de autoconfianza, capacidad planificadora y otorgando nueva dimensión al desafíocurricular en educación inicial.

Complementarity with North-South cooperation

Para el BID, esta experiencia descentralizada al que está asociado Chile en Haití, que ha sido gestionada como una modalidadSur-Sur, fue clave para concretar el Proyecto, pese a las dificultades y amenazas del entorno medioambiental e institucional, queatrasaron sensiblemente los plazos iniciales asumidos por Chile. De no haber existido el componente de cooperación chileno-haitiano,con la asesoría permanente, junto a la facilitación política realizada por la Embajada, en la interacción de la BUGEP con los actoresmultilaterales y sus equipos, las dificultades de acceso oportuno a opciones y recursos habrían hecho vulnerable la alianza Norte-Sur,determinando el fracaso de la iniciativa por medidas de solicitud o rendición de cuentas insatisfactoria. Si bien los recursos aportadospor Chile, de alta concentración en un programa Sur-Sur, no son significativos en volumen para las medidas habituales multilaterales,la sostenibilidad del aporte técnico chileno, y el apoyo permanente a la gestión de la BUGEP, permitieron cumplir los requerimientospara solicitar los fondos aportados por el BID. Esto fue crucial cuando ocurrieron huelgas de los monitores por no pago en 6 mesesde sus sueldos, en 2 oportunidades por cuestiones vinculadas a los complejos trámites de la solicitud de fondos, con procedimientosque costó resolver, paralizando los flujos comprometidos, situación que fue contenida exitosamente por las contrapartes chilenas yhaitianas, no con reemplazo de recursos, sino valorar el trabajo, dotado de significado trascendente para ellos. Al Programa Mundialde Alimentos se solicitó apoyo al Proyecto en 2008, para acceder a su aporte, se requerían antecedentes diagnósticos de la situaciónsocioeconómica de las familias, sobre; saneamiento ambiental, cultura alimentaria, estado nutricional de los párvulos que asisten alcentro. Esto fue preparado por el equipo de educadoras chilenas y haitiano, además de voluntarios de América Solidaria, con asesoríadel equipo técnico en Chile, aprobando la entrega regular de raciones alimenticias, iniciándose en el primer centro de la PrimeraInfancia, a partir de mayo de 2009 y en el segundo centro en mayo 2010. Este aporte constituye para el PAM una nueva modalidad,dado que hasta la fecha sólo atendía en esta línea a niños mayores de 6 años en las 1.200 escuelas fundamentales del país.Incorporarse a esta experiencia, fue un desafío de interés para este organismo multilateral, por la edad de los niños y niñas a atender,y la integralidad del modelo educativo a desarrollar.

How to share

El Proyecto constituye una experiencia inédita para la cooperación chilena, la mirada evaluativa que se debe realizar en 2011, tiene elpropósito aportar a la reflexión crítica interna del Proyecto, destacando sus propios aciertos y debilidades; los obstáculos yfacilitadores propios del contexto haitiano, para finalmente relevar los logros, a la luz de la intencionalidad y propósito central delProyecto, tanto en lo educativo como en los aprendizajes de Cooperación Sur-Sur. La opción de promover y facilitar la generación deun modelo educativo basado en la práctica directa con la comunidad educativa local y en los consensos con la BUGEP, en donde elProyecto tuvo su principal capital en las educadoras chilenas en terreno, quienes fueron capaces de generar confianzas con el equipotécnico de la BUGEP y de respetar sus ritmos, sus tiempos y sus propios procesos de decisión La idea principal, dentro de laestrategia de cooperación técnica de Chile, es pasar de medidas puntuales a proyectos de a lo menos dos años, para aumentar elimpacto de la Cooperación Sur-Sur que realiza desde hace dos décadas con financiamiento gubernamental. Asimismo, para unagestión más eficiente de la cooperación, existen aspectos a mejorar; en la estructura de conducción, en la definición de roles y tareas,asociado al hecho que no existe actualmente, una dedicación exclusiva de profesionales en Chile, en el marco del proyecto, pararealizar su seguimiento técnico y financiero, de modo de mantener una gestión adecuada y razonable en el tiempo. Otro aspecto serefiere a la estabilidad en la interlocución entre los equipos técnicos responsables, así como en aspectos relacionados con lacompleja articulación a distancia, junto a la menor experiencia institucional, en monitoreo y evaluación de iniciativas de más largoplazo, por los costos y dedicación profesional extra que se requiere. La principal dificultad se encuentra en la escasa capacidad deapoyo logístico en el terreno, desde vehículo y acompañamiento de las misiones, hasta el transporte de los equipos y las condicionespara reuniones adecuadas, para acciones de extensión y reflexión coordinada en otras instancias. Para resolver esto, el uso deoficinas de donantes vinculados al proyecto piloto Chile- Haití, (BID-UNICEF-PMA), con implementaciones de calidad, permitió suplirespacio institucional haitiano. En términos de seguridad y transporte requerido, se financia cada vez estos costos de operación, lo queencarece las gestiones y los desplazamientos, sometiendo a los equipos a dificultades posibles de superar con apoyo de donantes tradicionales.

Duration

(YY-mm-dd) 2008-03-01-- (YY-mm-dd)

Budget

Tener presente valorización hecha por México que cuadruplica aporte de costos directos de la Cooperación Sur-Sur. Aporte directo alproyecto Chile-Haití por parte de AGCI (gestión de tres educadoras por año + habilitación, y misiones técnicas Chile). Recursosfinancieros. US$ 890.000 (2008-2010) US$ 80.000 (2009-2010) programa voluntarios US$ 50.000 (2009-2010) experto agroecológico -Recursos en especie. US$ 200.000 (2008-2010) técnicos (sueldos Chile) - SubTotal US$1.220.000 Fase I de proyecto Haití/Chile -Otros aportes: US$ 15.600 (2010) PMA 6 m/ AT chilena + alimentos US$ 150.000 (2008-2010) proyecto BID/Haití Total CentrosUS$1.385.600 Proyecto Haití,Chile/BID, PMA

File

http://www.southsouthcases.info//ttssc/web/uploads/files/

Image

http://www.southsouthcases.info//ttssc/web/uploads/images/

Name of Primary Contact Person/s

En Haití;

Title of Primary Contact Person/s

En Haití;

City and country

Port-au-Prince, y Aquin, Haití

Contact Email/s

En Haití; coeurdelion10@live.com y pimila@hotmail.com; cariste77@yahoo.fr

Telephone/s

En Chile:

Key players

Angela Fernandez, Fundación Integra, permaneció entre marzo 2008 y mayo 2010 en terreno accompañando proyecto